Yo sí lo viví, yo sí lo sufrí

For English, CLICK HERE

Soy puertorriqueña y cuando me toca elegir mi “raza” en alguna casilla, no sé ni qué poner. ¿Pongo blanca, por que mi abuela es de tez clara y yo no soy “negra-negra”? Además, ¿quién determina los tonos de negro?, por que si la piel es color marrón, ¿dónde uno cae en el renglón?. ¿Pongo negra, por que mi madre es de tez oscura y yo tengo el pelo rizo?. Hay gente que me dice negrita, ¿será de cariño, será porque soy negra?

¿Qué soy, podré identificarme?

Esas eran preguntas que tuve por muchos años mientras vivía en la Isla del Encanto. No fue por falta de educación, sino que viví rodeada de muchas personas diversas y no había una línea que nos separara. Por ejemplo, ésta es mi abuela y mi madre:

En la escuela no fue diferente, tenía amistades blancos, negros, mulatos, indios, albino, mestizos.

Y sí, el racismo existe, en todos lados, incluyendo a Puerto Rico. Sin embargo, yo no lo vivía, yo no lo sufría, yo no lo entendía.

Bueno… eso era lo que yo pensaba.

Desde muy pequeña se me alisaba el cabello y yo seguí la tradición hasta mis 25 años. No lo veía como algo negativo, sino que era parte de mi identidad, de mi rutina. Recibí comentarios como “hay que estirar las pasas”, “se te ve la raíz”, “ese pelo malo”, “tu pelo apesta a quemao” pero ignorantemente, no me afectaban. La solución era tener el cabello perfecto, sin importar las medidas. Y a medidas me refiero, gastar una gran cantidad de dinero en el beauty (al cual iba semanal), pasar horas largas con el blower y plancha, no salir cuando hubiese humedad y privarme de actividades que involucraran agua. Yo sí lo vivía, yo sí lo sufría, y ahora lo entiendo.

Luego estaba el típico comentario de “negra fina o negra perfilada”- ésta sí es linda, por que tiene facciones de una persona blanca. Pero, por más linda que sea, “va a atrasar la raza”. Y eso de atrasar la raza te lo decía tu abuela, tu madre, tus tías, pero aplicaba para todos. Me explico… si tu color de piel es claro, no te metas con alguien oscuro. Si tu color de piel es oscuro, no te metas con alguien más oscuro que tú. Y ellas no tenían culpa, es algo que se ha dicho por años y nadie lo tomaba en serio. Sin embargo, inconscientemente, esos comentarios afectaban a la hora de uno verse en el espejo y también al escoger a tu pareja. Yo sí lo vivía, yo sí lo sufría, y ahora lo entiendo.

Y te cuento, todo puertorriqueño tiene África en su sangre. Puede que no se vea reflejado en tu físico, pero está en tu DNA. No está bien que calles por que pienses que no te aplica, ni mucho menos que lo ignores por que no lo vives ni sufres. El racismo, ya sea basado en su totalidad, en comentarios, en abuso físico, en injusticias, en muerte, tiene que parar. Esta lucha es de TODOS, NADA te exenta. Además, ¿cuál es el problema de nuestras raíces? África nos da sabor, nos da color, nos da movimientos, nos da esencia, y sobre todo, nos hace humanos.

Te pido de favor, para de negar quien eres, para de ofender, para con los prejuicios, para con la ignorancia.

Yo sí lo viví, yo sí lo sufrí, y ahora entiendo que no soy “negrita”, soy NEGRA y es lo que marco en la casilla; que no tengo el pelo malo, sino soy AFROLATINA, que soy negra Y bella y que mi vida vale igual que la de todos.

“y tu abuela a’donde está”

Gracias a mi familia por mis valores y a los años por las experiencias.

XoXo,

TitaLowBudget

JOINT THE TLB COMMUNITY!

Processing…
Success! Gracias Tita

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s